email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

TAQUILLA Bélgica

Las paradojas del cine belga

por 

El año 2007 fue para el cine belga casi histórico, a causa de la extraordinaria popularidad del cine flamenco. El récord de taquilla para sus producciones, que fue establecido en 2003 con 1.048.280 espectadores, ha sido pulverizado y fijado este año en 1.197.487 (ver noticia). Pero, y aquí es donde se encuentra la paradoja, este cine cuenta solamente con un público local, realizado a menudo por profesionales de la televisión e interpretado por estrellas de la pantalla pequeña. No es distribuido entre los vecinos francófonos y difícilmente logra ser exportado. Sólo Ben X [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Nic Balthazar
entrevista: Peter Bouckaert
ficha del filme
]
, la excepción que confirma la regla, cuenta con la audiencia de los festivales y se ha vendido en más de 30 países. Esta película ha sido adaptada a partir de una obra de teatro muy popular en Flandes, lo que le ha permitido encontrar rápidamente su público. Solamente dos filmes flamencos de autor figuran entre las películas más vistas del cine belga en 2007: Dagen Zonder Lief [+lee también:
tráiler
entrevista: Felix van Groeningen
ficha del filme
]
de Felix Von Groeningen (43.625 espectadores, undécimo lugar) y Ex-Drummer [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
de Koen Mortier ( 21.574, décimocuarto).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

En cuanto al cine belga francófono, se encuentra bastante atrás en la lista. La primera película en la clasificación es una producción mayoritariamente francesa, Les deux mondes [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
con Benoît Poelvoorde (sexta posición con 94.381 espectadores), seguida por Odette, una comedia sobre la felicidad [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
(octava, 73.066) y Survivre avec les loups [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
(novena, 64.118), otras dos co-producciones donde Bélgica ha tenido un papel menor. Solo dos cintas mayoritariamente belgas, Cowboys [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Benoît Mariage
ficha del filme
]
(ver el Focus), de Benoît Mariage, y Nue Propriété [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, de Joachim Lafosse, se destacan con 32.722 espectadores en la duodécima posición y 26.059 en la decimotercera respectivamente. Como ya le pasó el año pasado a La Raison du plus faible [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de Lucas Belvaux, Irina Palm [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Sam Garbarski
entrevista: Sébastien Delloye
ficha del filme
]
(leer el Focus) de Sam Garbarski ha obtenido un gran reconocimiento por parte de la crítica e incluso ha sido seleccionada para la competición oficial de la Berlinale, pero en Bélgica solo cosechó 8.067 espectadores.

Por tanto, el cine belga presenta las mismas tendencias que el año pasado (ver noticia): un cine flamenco que atrae a su publico e infla el balance nacional y un cine francófono con una pésima imagen en su territorio pero que recibe elogios del exterior. Sin embargo, algunos factores podrían cambiar la situación. Por un lado, está surgiendo en la parte flamenca una nueva generación de directores de cine de autor que comienza a ser reconocida internacionalmente (Koen Mortier, Fien Troch o Dimitri Karakatsanis). Por otro lado, el sector francófono cuenta con numerosos proyectos en fase de producción o post-producción que podrían permitir al cine belga nacional conquistar espectadores el año próximo, como el próximo trabajo de los hermanos Dardenne, Le silence de Lorna, o de la nueva estrella del cine belga Fabrice Du Welz, Vinyan , junto con Elève libre de Joachim Lafosse.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.