email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PRODUCCIÓN Italia

Alessandro di Robilant inicia el rodaje de Mare piccolo

por 

El rodaje de Mare piccolo, de Alessandro di Robilant, de una duración prevista de seis semanas, comienza hoy en Tarento. La película narrará una historia de dolor, amor y esperanza en la ciudad “de los dos mares”.

La producción del filme ha corrido a cargo de Marco Donati para Overlook Production y Rai Cinema, con la participación de la Apulia Film Commission, la provincia de Tarento, el ayuntamiento de Tarento y la Tarento Film Commission. El guión ha sido escrito por Andrea Cotti y Leonardo Fasol, inspirándose en el libro “Stupido”, del propio Cotti, y está ambientado en Tarento. En un barrio desfavorecido de dicha ciudad vive Tiziano (el debutante Giulio Beranek), un muchacho inadaptado. Va poco a la escuela y le va mal, tiene una familia llena de problemas, hace algunos trabajillos para el capo local Tonio (Michele Riondino, uno de los intérpretes de Il passato è una terra straniera, de Daniele Vicari, un filme que se proyectará en el Festival de Roma) y su único sueño es marcharse. Para él su futuro parece trazado, aún más cuando termina en la cárcel para menores. Pero Tiziano no está solo: cuenta con el apoyo de un vigilante de la cárcel (Giorgio Colangeli, premio David por Salty Air [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Alessandro Angelini
ficha de la película
]
), la profesora de italiano (Valentina Carnelutti, Caos Calmo [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Antonello Grimaldi
entrevista: Domenico Procacci
ficha de la película
]
), su novia (Selenia Orzella), y su madre (Anna Ferruzzo).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Mare piccolo representa el regreso al cine de Alessandro di Robilant (premiado en la Berlinale por Il giudice ragazzino), cinco años después de Forever: “Elegí realizar esta cinta porque me interesan las historias con un trasfondo social, que se ocupan de los olvidados”, explica el director. “Tarento es una ciudad olvidada, profundamente herida, con una realidad laboral dramática: la única posibilidad de empleo son las fábricas de acero de Ilva, de las cuales se sale casi siempre gravemente enfermo. Sin embargo, encontré en el barrio Paolo VI una humanidad inesperadamente llena de vida y de solidaridad, y una juventud que, si se le diera la ocasión, podría sobresalir en casi todos los ámbitos”, concluye.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy